Música

martes, 24 de enero de 2012

Cidio


Hola mi vida. Dije sonriente desde la puerta. Me miró, pero no dijo nada.
Que te sucede, le dije con ternura. No hubo respuesta. Acerqué mi mano a su cara, la acaricié, y noté que una lágrima de deslizaba zigzagueante. Lo abracé. Me apretó con fuerza, y nos quedamos en silencio largos minutos.
Hoy me di cuenta, que no puedo vivir sin ti, Te amo, me dijo. Yo también, le contesté. Pero sentí que mentía, que fue por compromiso, porque esa noche llegué distinta, algo sucedía en mí, pero no sé exactamente que era. Nos dejamos de abrazar, él se levantó, y fue a buscar licor al bar. Fui al cuarto de baño y me desvestí. Empecé a observar unas manchas moradas que tenía en varias partes de mi cuerpo. Un morado tan intenso, como las violetas. Pero verdaderamente no sabía de donde provenían. IMÁGENES repentinas venían a mi mente. GRITOS. Sacudí mi cabeza, como un intento desesperado de volver en sí, y me di cuenta de que alguien me observaba. Me asusté, era él. Traía un vaso, parecía como si lo apretara con firmeza, pues su mano se veía rígida. No dijo nada. Tomé la toalla, y me cubrí, no quería que él siguiera observando mi desnudez. Salí de la bañera, y camine en dirección a mi habitación. Él seguía quieto, sin decir nada. Pasé a su lado, y de pronto agarró fuertemente mi brazo, me dolió. Me asusté, le dije que te ocurre. IMÁGENES, como si lo hubiera vivido antes. Levantó mi cara con su mano, y me dijo, de aquí no pasas. Intente soltarme, pero me fue imposible. Me empujó contra la pared, me azoté la cabeza, SANGRE. IMÁGENES. No por favor, supliqué, ya recordé como habían aparecido esas manchas púrpuras. Intente sostener mi cabeza, me ardía. Lanzó el vaso contra el espejo, CRISTALES. Me arrastró hacia el salón, CRISTALES. Lo último que recuerdo fue que me apuntó con algo muy brillante, y el sonido agonizante de mi último suspiro.

Lo que muchas PERSONAS aguantan, NO AL MALTRATO, NO AL HOMICIDIO.

No hay comentarios:

Publicar un comentario